Featured Slider

Mantecado de Avilés

Ahora que las redes sociales se inundan de torrijas, pestiños, rosquillas y todos esos dulces típicos de Pascua, aquí no íbamos a ser menos y esta semana te propongo una receta típica de mi ciudad de origen. 

El mantecado de Pascua o mantecado de Avilés es típico en Pascua. Normalmente, los ahijados llevan el ramo o la palma a los padrinos el domingo de Ramos y estos reciben una semana después este bollo.  



Normalmente es de tres pisos. Y para hacerlo, se usan unos moldes especiales que venden en las ferreterías o tiendas de reposterías. ¡No te preocupes! Puedes hacerlo en un molde alargado para bizcochos normal y corriente. 

Ingredientes (para un bollo de tres pisos)

750 g de huevos (pesados con cáscara)
750 g de harina
750 g de azúcar
750 g de mantequilla

mantecado de aviles



Preparación

Derretimos la mantequilla y dejamos enfriar.

Con la ayuda de las varillas, batimos los huevos con el azúcar durante 20 minutos.

Dejamos reposar la masa 10 minutos.

Añadimos la harina poco a poco y batimos 10 minutos más. Dejamos reposar 10 minutos.

Precalentamos el horno a 180 º C.

Agregamos la mantequilla y batimos otros diez minutos.

mantecado de pascua


Horneamos a 180 º C hasta el bollo rompe. Se dice que cuando el bollo "se rompe" por arriba ya está listo.

Para hacer un mantecado de dos pisos necesitamos 500 g de todos los ingredientes. Y para uno en molde alargado, 250 g.

Es típico decorarlo con pollitos, plumas o chocolates típicos de Pascua. Además se baña con un glaseado a base de leche y azúcar glas. Tan sólo tienes que echar un poquito, muy poquito de leche, en una tacina e ir añadiendo azúcar glas hasta que te quede el glaseado con la consistencia que deseas.

Esta delicioso. ¡Lástima que engorde tanto!

Besines,

M.


Baumkuchen



Tengo que confesarlo el Baumkuchen es mi total perdición. No tengo reparos en confesar que soy capaz de comérmela entera de una sentada. Por eso, este dulce alemán tan rico típico de Navidad jamás entra en mi casa. Suelo llevar un Baumkuchen al trabajo para compartir a sabiendas que volará en un periquete. Y si realmente tengo antojo, compro la versión más pequeña que encuentre para no caer en la tentación de comérmelo yo solita.
Es de las pocas cosas a las que no puedo resistirme. Y es una de las cosas que más echaría de menos si volviera a España. Así que este año me he animado a hacer la versión casera.

Esta tarta tiene forma de anillo pero en casa es muy difícil darle esa forma así que te propongo esta versión de Baumkuchenspitzen. ¿Pero no es muy difícil hacer eso en casa? Para nada. Difícil no es pero se necesita paciencia porque como te mostraba en mi Instagram es una tarta que se va a haciendo capa a capa. Cada cuatro minutos más o menos, se hornea una capa de la tarta.

Baumkuchen

Ingredientes

6 huevos
una pizca de sal
250 g de mantequilla en pomada
200 g de azúcar
32 g de azúcar avainillado (dos paquetes)
1 cucharada de ron
200 g de harina
50 g de maicena
100 g de almendra molida
50 g de mermelada de melocotón

Baumkuchen Para la cobertura

200 g de chocolate
200 g  de nata
50 g de mantequilla

 Preparación

Precalentamos el horno a 250 ºC (calor arriba y abajo).

Separamos las claras de las yemas.

Batimos las yemas junto con la mantequilla, el azúcar y el azúcar avainillado hasta que obtengamos una consistencia cremosa (aproximadamente diez minutos). Añadimos el ron.

En otro bol, mezclamos la harina, la almendra y la maicena.

Batimos las claras a punto de nieve.


Baumkuchen

Agregamos la mezcla de harina a la de yemas. Cuando la mezcla de harina se haya incorporado, Por último añadimos las claras a punto de nieve hasta que todo quede bien integrado.

Yo he usado un molde rectangular de bizcocho, lo he forrado con papel de hornear y spray antiadherente. Una vez tengas tu molde forrado, echa dos cucharadas de masa y repártela bien por el molde. Hornea cuatro minutos. Vuelve a echar dos cucharadas de masa sobre la primera capa. Hornea otros cuatro minutos. Repite esta operación hasta que termines la masa.

Cuando hayas terminado el horneado, saca el Baumkuchen del horno y déjalo reposar cinco minutos. Desmolda con cuidado sobre rejilla.

Baumkuchen 

Calienta la mermelada. Pásala por un colador y pinta la tarta. Ahora ya solo queda hacerle la cobertura de chocolate.

Para la cobertura. Trocea el chocolate. Pon a calentar la nata y añade el chocolate antes de que rompa a hervir. Agrega la mantequilla, que es lo que le da brillo.

Corta la tarta en triangulitos. Y sumerge las puntas en el chocolate. Deja secar. ¡Y tachán!! ¡Listo!

Besines,

M.





casitas de spekulatius

No puedo creerme que sea ya casi Navidad. Este año se me ha pasado volando. Lo único que me recuerda que realmente estamos llegando al adviento es el frío polar que ha llegado a Alemania.  Lo mejor del frío es que a no da pereza encender el horno, sino todo lo contrario. 


El Adviento en Alemania se vive de una manera muy intensa. Casi diría que para los alemanes es más importante que la Navidad en si misma. Una de las tradiciones que más me gusta en la de hornear galletas.  Muchas veces se regalan. si alguna vez un alemán te invita a galletas navideñas caseras, puedes tener por seguro que te tiene en buena estima.

En España, ha vuelto la costumbre de preparar los dulces caseros. Por cierto,  que en el blog tienes la receta de los polvorones de almendra, el turrón de chocolate y algún dulce más típico de Navidad.

El año pasado me quedé con las ganas de colgar esta receta porque este molde de una cucada. Es para tenerlo. Es un molde de silicona muy fácil de usar. El otro día os enseñé en mi cuenta de Instagram cómo se hacen estas galletas de forma tradicional con un molde de madera. Son dos estilos muy distintos pero el sabor es el mismo.

    spekulatius

Ingredientes

250 g de harina
1 cucharadita de levadura
50 g de almendra molida
100 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
100 g de azúcar
1 paquete de azúcar avainillado
2 cucharaditas de especias para Spekulatius
1 pizca de sal
1 huevo


Preparación


En un bol, mezclamos la harina (tamizada), la almendra molida y la levadura.

En otro cuenco, batimos la mantequilla con el azúcar, el azúcar avainillado, las especias y la sal. Batimos hasta que obtengamos una textura en pomada. Agregamos el huevo y batimos un minuto.

spekulatius

Seguidamente, añadimos la mezcla de harina. Y mezclamos todo rápidamente. Trabajaremos la masa rápidamente, sin amasar en exceso.

Cubrimos la masa con papel transparente de cocina y dejamos reposar la masa una hora en la nevera.

Rellena los moldes y hornea a 200 ºC (calor arriba y abajo) entre ocho y diez minutos. 

¿Qué me dices? ¿Las harás?

Besines,

M.