Featured Slider

Bollos preñaos

Cuando les dije a mis amigos que iba a hacer un curso de alemán, me miraron como si estuviera loca. Después de tantos años en Alemania y con mi nivel de alemán la idea de hacer un curso era considerada por mucho como una auténtica pérdida de tiempo. Nada más lejos de la realidad. No podría estar más contenta de hacer este curso. A pesar del cansancio y de tener la cabeza como un auténtico bombo con declinaciones y terminaciones para arriba y para abajo. A veces llego a casa y os juro que me estalla la cabeza pero estoy super feliz porque hoy he escrito un texto y, por primera vez, en muchos años, no tenía ni un sólo fallo. Yes! Vamos mejorando!


Pequeña tarta de queso y vainilla

Empecé a estudiar alemán a los catorce años. Iba una hora todos los días a la escuela de idiomas. Luego, seguí estudiando alemán en la Universidad. Soy Licenciada en Traducción e Interpretación así que los idiomas siempre me han acompañado. Mi primer profesor de alemán en la Uni era buenísimo. Después, me tocó una profesora que consiguió que el alemán fuera mi asignatura más odiada.  



En Alemania, nunca he tenido ocasión de hacer un curso pues siempre coinciden con mis horas de trabajo. Ahora tengo una carga lectiva muy baja hasta que empiece a trabajar nuevamente al cien por cien. Así que me dije que esta era la ocasión perfecta para repasar el alemán y aprender a declinar definitivamente. ¡No pierdo la esperanza! ¿No os da rabia que siempre después de escribir un email o una carta importante le pidas ayuda a un alemán y empiece a encontrarte fallitos tontos ... aquí falta una ene, acá falta una eme. Me desespera. Estoy haciendo un nivel B2 porque ahora mismo no ofertaban C1. Y aunque de momento me resulta bastante fácil esta siendo una experiencia increíble.

Ahora quiero que te imagines que te apuntas a un curso de alemán. Y la profe te ordena  que entrevistes a tu compañero. Vamos que le preguntes de dónde viene, qué hace, cuánto tiempo lleva aquí, cuáles son sus hobbys.  Esas cosas típicas del primer día de clase. Y tu compañero te cuenta que tardó dos meses en llegar Alemania; que dejó en Siria a sus padres, hermanas y hermanos; que llegó en una lancha a Grecia y siguió su camino a pie durante sesenta días. Y que le gusta mucho la natación y en su país formaba parte del equipo nacional pero que no nada desde que estalló la guerra. Y ahora quiero que imagines que todos tus compañeros de clase relatan una historia similar. A medida que iban hablando, se me iban llenando los ojos de lágrimas. 

Somos incapaces de valorar lo que tenemos porque lo damos por supuesto.

Por cierto,  ¿te puedes imaginar de qué hobby hablé yo? Exacto, de la fotografía culinaria y las recetas. Así que aquí tienes la receta de esta semana. Es un postre de queso muy fácil y resultón. Si lo decoraras con alguna fruta del bosque queda muy vistoso. 

Tarta queso frescoIngredientes

75 g de galleta tostada molida
80  g de mantequilla
400 g de queso tipo Philadelphia
1 vaina de vainilla
60 g de azúcar glas
100  g de nata agria o crema agria




Preparación


Para hacer la base, metemos las galletas en una bolsa con cierre hermético y pasamos el rodillo de cocina hasta que queden pulverizadas. Mezclamos la galleta triturada con la mantequilla. 

Ponemos esta mezcla sobre los moldes individuales y reservamos.

En un recipiente, echamos el queso. Agregamos el azúcar glas. Cortamos la vaina de vainilla longitudinalmente  y extraemos la semillas que añadiremos a la mezcla. Batimos bien unos 5 minutos. 


tarta queso postre



Finalmente, agregamos la nata agria y batimos brevemente de nuevo.

Vertemos la mezcla sobre los moldes individuales y dejar reposar unas dos horas en la nevera.

Decoramos con frutas del bosque cuando vayamos a servir.



GuardarGuardar

Magdalenas caseras de la abuela

Hace algunos años empecé a recolectar mis recetas en un blog de maternidad que dio lugar a Strudel & Flan. Mi deseo no era otro que tener siempre a mano mis recetas de cocina; compartirlas con familiares, amigos y contigo. Sobre todo, pensaba que sería genial que mis hijos tuvieran una fuente donde consultar mis recetas.