Featured Slider

Bizcocho de nutella

¿Os confieso una cosa? No me gusta el dulce. Me encanta backear y preparar postres y tartas pero no soy muy de dulce. Probar los pruebo ... para saber cómo han quedado las recetas pero jamás tomo postre en un restaurante a no ser que lleven la palabra clave que es chocolateeeeeeeeee o nutellaaaaaaaaa. Soy adicta al chocolate. De hecho, en mi casa nunca tengo porque soy de esas personas que es capaz de empezar una tableta y terminársela cinco minutos después.

Así que este bizcocho es mi perdición. ¡Y espero que la tuya también!



Ingredientes

6 huevos
200 g de mantequilla a temperatura ambiente
200 g de azúcar
300 g de harina
16 g de levadura 
150 g de nutella

Preparación

Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 180 ºC.

Separamos las claras de las yemas. Batimos las yemas con el azúcar hasta que doble su volumen. 


Incorporamos la mantequilla y batimos durante aproximadamente cinco minutos. 

Derretimos la nutella al baño maría. Puedes poner el tarro en un cazo con agua o directamente en el microondas. 

Agregamos la harina y la levadura. 

Montamos las claras a punto de nieve. Agregamos a la masa con suaves movimientos envolventes.

A continuación dividimos la masa en dos; es decir tendremos dos masas de aproximadamente 350 g cada una. Agregamos la nutella a una de ellas y removemos hasta que se haya integrado bien. 

Vertemos las dos masas alternándolas en un molde previamente engrasado. 

Horneamos 35-40 minutos. ¡Y listo!

Besines, 

M. 


Maamoul { y sorteo }

Tenía unas ganas enormes de probar esta receta desde que un día una alumna siria me llevó estas delicias al despacho.  Los maamoul son unos dulces típicos de Oriente Próximo que se preparan rellenos de dátiles o frutos secos.

Y al contrario de lo que parece, son muy fáciles de hacer. Tremendamente fáciles. Para darles esa forma tan bonita se usan unos moldes tradicionales de madera. ¡Qué no cunda el pánico porque no son imprescindibles. Se pueden hacer perfectamente sin molde, dándoles forma con las manos. 



Las formas las puedes encontrar en internet. Si vives en Alemania, seguro las encuentras en las tiendas árabes. En Leipzig, las he encontrado en las tiendas de ultramarinos de la Eisenbahnstraße. Y con un poco de suerte te la llevas por tu cara bonita porque sorteamos un molde en el blog.  Las bases del concurso las encontrarás en la cuenta de IG

Para hacer la receta me he basado en la receta de Carmen del blog ¿No quieres caldo? Pues toma dos tazas.  ¡Muchas gracias Carmen por contestar todas mis dudas y por ese blog tan bonito que tienes!

Maamoul


Ingredientes

Para la masa

240 g de mantequilla en pomada
150 g de azúcar
280 g de harina normal
1 cucharada de leche
azúcar glas 
unas gotas de agua de azahar {en alemán Oragenblütenwasser. La encontrarás en  bioladen, tiendas árabes o turcas}

Para el relleno

100 g de nueces
50 g de azúcar
la ralladura de un limón
una pizca de canela molida
unas gotitas de agua de azahar
10 de mantequilla


Preparación

Batimos la mantequilla durante cinco minutos. 

Agregamos el azúcar, el agua de azahar y batimos durante cinco minutos más.

Añadimos la leche. Y cuando esté integrada vamos agregando la harina poco a poco. 

Maamoul

Trabajamos la masa hasta formar una bola que dejaremos reposar media hora en el nevera envuelta en papel de film transparente. 

Picamos las nueces en un mortero y agregamos el resto de ingredientes hasta formar una masa para el relleno.


Sacamos la masa de la nevera y formamos una bolita, le hacemos un agujero con el dedo meñique e introducimos el relleno. Volvemos a cerrar la bola. 

Enharinamos el molde. Y colocamos nuestro primer Maamoul sobre este y presionamos ligeramente. Recuerda enharinar bien los moldes antes de cada uso y que la masa debe quedar justo al ras sin sobresalir.

Para sacar los maamoul del molde solo tienes que darle un golpecito. 

MaamoulColocamos los Maamoul en una bandeja y los dejamos reposar una hora en la nevera.

Horneamos a 175º C durante 13 minutos. No te olvides de precalentar el horno durante unos 10 minutos. 

Te deseo una gran semana.

Besines,

M. 

Carne en salsa de yogur {Shakriyeh}

¿Te gusta probar nuevas recetas? A mí me encanta así que aprovechando que ahora mismo estamos dando en clase de árabe todo el tema relacionado con comida y recetas de cocina, me he animado a probar alguna receta de Oriente Próximo.



Para ello he echado mano de uno de mis libros favoritos de cocina Malakeh de Malakeh Jazmati. El libro está en alemán y sus fotografías son una joya. Son preciosas. Tengo que confesar que me lo compré sólo porque me pareció tremendamente hermoso.

Me comentaban que es una receta que se prepara para reuniones o festividades familiares, que se hace mucha mucha cantidad y el primer día se come caliente y el segundo frío.

Puedes hacer esta receta con cordero, pollo o ternera. Si te decantas por la ternera que sea una ternera tiernecita (en alemán Kalb). No es una receta difícil ni laboriosa pero el tiempo de preparación si es largo.

Shakriyeh

Ingredientes

para la carne

1 cebolla
400 gramos de carne de ternera
3 cápsulas de cardamomo
media rama de canela
dos hojas de laurel
cinco granos de pimienta
3 clavos

para la salsa

25 g de maicena
500 g de yogur griego
1 cebolla
15 g de margarina
menta fresca



Preparación

Lavamos y cortamos la carne en trozos. Salpimentamos.

Ponemos la carne en una cazuela junto a la cebolla y todas las especias. Regamos con un litro de agua y dejamos que se haga a fuego muy lento durante hora y media. La carne tiene que quedar blandita.

Para la salsa

Deshacemos la maicena en un vaso de agua.

En un cazo calentamos el yogur griego. Agregamos el agua con la maicena. Cuando rompa a hervir, cocinamos sin dejar de remover durante cinco minutos.

carne con yogur

Picamos la cebolla y la doramos en la margarina. Cuando esté dorada, vertemos medio vaso de agua y dejamos que se evapore. Una vez el agua se haya evaporado, agregamos el yogur.

Sacamos la carne. Colamos el líquido de haberla cocinado y agregamos unos 75 ml de este a la salsa.

Servimos con arroz y listo.

¿Qué me dices? ¿Te vas a animar? ¿Tienes alguna receta exótica que quieras compartir conmigo?

Besines,

M.